Fibra Storage apuntalará arrendamiento de minibodegas por home office y e-commerce
Real Estate Market & Lifestyle/ Solili Marzo 26, 2021

Para Fibra Storage una de las consecuencias que trajo la pandemia de COVID-19 es la reconfiguración de espacios inmobiliarios ante el home office y la irrupción del comercio electrónico, porque el arrendamientos de minibodegas mostrará ser una inversión resiliente a largo plazo. 

La compañía indicó que dicha inversión ha mostrado sobrevivir a ciclos económicos adversos por lo que su rentabilidad va más allá de trimestres y años inmediatos. 

En ese sentido, Fibra Storage afirmó estar lista para enfrentar la nueva realidad y ser la solución de espacio que se convierta en la extensión de casa y oficina de muchos mexicanos. 

Ante ello aseguró que están evaluando oportunidades para continuar el crecimiento del fideicomiso inmobiliario.

Actualmente tiene 21 propiedades, de las cuales 16 están en operación; siete estabilizadas (que han llegado al 85% de ocupación durante un mes) y nueve en proceso de estabilización.

Mientras que en etapa de desarrollo tiene 41,922 metros cuadrados (m2) de área bruta rentable (ABR), que una vez terminados representará un incremento de 37.5% a su actual espacio arrendable, lo cual se estima que ocurra en el transcurso del año 2022 e impliquen inversiones en capital (CAPEX) por 626.5 millones de pesos. 

El ABR de Storage es de 111,847 m2, más los proyectos en desarrollo, llegará a consolidar un portafolio con 153,769 metros cuadrados de minibodegas en renta.

Al cierre del cuarto trimestre la ocupación de sus propiedades, que se localizan en la Ciudad de México y Estado de México, cerró en 75.3%, medida sobre el área bruta rentable disponible, lo cual se compara con 72.6% del trimestre anterior.

El 79.5% de su portafolio pertenece al segmento residencial y el resto a clientes comerciales.

Es bien sabido que la actividad industrial ha logrado remontar la desaceleración económica incluso llegando a niveles de crecimiento que no se proyectaban previos a la pandemia, resultado del cambio que las conductas de consumo generadas a raíz del confinamiento sanitario.

La Ciudad de México, con más del 21% del inventario industrial a nivel nacional, incrementó su capacidad en los últimos tres años con el denominado CTT (CuautitlánTultitlán y Tepotzotlán) que a su vez representaba cerca del 63% del inventario capitalino. 

A raíz de la pandemia, los grandes almacenes y centros de distribución que se ubican en zonas periféricas de la ciudad se han reconfigurado sobre la premisa de facilitar zonas de almacenaje, recolección y devoluciones más cercanas al consumidor final que agilicen los tiempos de entrega.

De acuerdo con la plataforma inmobiliaria Solili, aunque durante 2020 se presentó un estancamiento en la construcción de espacios industriales en el Valle de México, para el último trimestre del año pasado se reportó el inicio de la edificación de 150 mil metros cuadrados, siendo la zona norte donde más desarrolladores amplían o modifican sus inventarios para adecuarse a la demanda. 

Esta necesidad ha permitido que la demanda se vea impactada positivamente en corredores industriales tradicionales como Naucalpan, Vallejo e Iztapalapa. 

Continúa leyendo

Estar al día con las noticias más importantes del sector inmobiliario

Suscribir al Newsletter Solili

  
Publicidadad